Terapia celular

Una terapia celular es un tipo de tratamiento compuesto por células que se administran al paciente como alternativa terapéutica para mejorar el estado de la enfermedad. En los últimos años, se han aprobado diversas terapias celulares para tratar distintas enfermedades; por ejemplo, para el tratamiento de determinadas neoplasias hemáticas (cánceres de la sangre).

Sin embargo, hasta la fecha no se han aprobado terapias celulares para tratar la isquemia crítica de extremidades inferiores.

Las terapias celulares se preparan a partir de células humanas que pueden obtenerse del propio paciente (como es el caso de REX-001, que investigamos en este estudio) o de un donante. Existen muchos tipos distintos de células, que ejercen distintas funciones en el organismo, y algunas de ellas podrían desempeñar un papel importante en el tratamiento de ciertas enfermedades. Dependiendo de la enfermedad, se extraerá un tipo concreto de células para preparar la terapia celular. En general, las células obtenidas se procesarán en un laboratorio tras su recogida, antes de utilizarse para tratar a un paciente.